El anuncio es una de las últimas medidas tomadas por la compañía para mantener su funcionamiento en medio de una gran demanda de suministros esenciales.


El pandemia de COVID-19 ha afectado a más de una docena de instalaciones de Amazon en los Estados Unidos, lo que despierta preocupaciones sobre la capacidad de la compañía para proteger a sus colaboradores más vulnerables.



Por este motivo la compañía manifestó que aquellos que violen deliberadamente las pautas de distanciamiento social recibirán hasta dos advertencias antes de, en algunos casos, ser despedidos.Las pautas de la compañía requieren una distancia entre los individuos mínimo seis pies