Ruiz indicó que sus comentarios son por el bien de todos los elementos que componen la liga escolar, principalmente buscando el bienestar de los estudiantes atletas.


“Tenemos que pensar en los estudiantes atletas; no podemos troncharle su futuro por ganar un campeonato de un torneo invitacional, vendiendo sueños a nuestros jóvenes, y a los padres de estos”.

Esas fueron las palabras de Luis “Wichie” Ruiz, quien hoy es dirigente del quinteto Varsity y Jr.Varsity de la Academia Presbiteriana Carolina, he indicó estar preocupado con la situación que se está viviendo dentro del deporte escolar en Puerto Rico, señalando la falta de ética de algunos dirigentes de la mencionada liga, por su forma de reclutamiento en la Isla.


El azote de Ruiz, llega luego de ver las expresiones de la secretaria del Departamento de Recreación y Deportes Estatal, Adriana Sánchez, quien permitió el reinicio de la actividad de las ligas infantiles, a partir del 1 de agosto 2020, luego que quedarán suspendidas desde el pasado mes de marzo, por la pandemia del Covid19.  

Tenemos que ser mejores seres humanos; tenemos que ser mejores coaches de vida. En mi mente no cabe que en Puerto Rico, habiendo tanto talento, con buenas ligas de baloncesto en las escuelas públicas, venga un dirigente a ofrecerle a un jugador, que acaba de ser reclutado y firmado por un colegio. Como es posible, que un muchacho sea firmado, con una matrícula ya firmada, y venga el dirigente X, le haga un acercamiento, prometiéndole cosas sin sentido, para llevarse a ese estudiante ya matriculado en una institución".  


“Tenemos que tener ética en nuestro trabajo; que le vamos a enseñar a estos jóvenes. Cómo un dirigente, que sabe que ese estudiante ya está reclutado por un colegio, le hace un acercamiento, le ofrece villas y castillas; hasta dinero. Te puedo garantizar que ese coach no está haciendo las cosas bien; y ese colegio no está dando una buena enseñanza a sus estudiantes”.

Ruiz, no quiso mencionar nombres de mentores ni de colegios, pero si indicó que esta práctica la fomenta una gran cantidad de escuelas de renombre en la Isla, en los cuatro puntos cardinales.


Esta gente falla acercándosele a los jugadores; no informan sobre sí jugadores llegan a sus colegios, teniendo una matrícula ya realizada; equipos jugando fuera del área de anclaje de la escuela; no llaman para indicar que están hablando con los jugadores, entre muchas otras”.

Subrayó que quienes tienen la gran responsabilidad en todo este berenjenal son los padres, quienes son los tutores de estos jóvenes, y los están vendiendo como carne abombada de supermercado.


“Yo como entrenador, tengo contacto con un jugador, no le ofrezco una beca a un estudiante, a cuenta de que juegue en mi club de categorías menores, que es otra práctica que están haciendo los dirigentes hace muchos años”.  

También mencionó que le prometen a los jugadores que con su firma ganarán el campeonato nacional de Puerto Rico, ejemplo Torneo Invitacional McDonald’s, el cual lleva décadas destacando a miles de jugadores, y cientos de instituciones académicas.


“Están haciendo las cosas mal, los están engañando, hostigando; y en muchos casos esos jóvenes no comen; es por eso que se lesionan tarde o temprano. De eso tenemos muchos casos de jugadores elites".

“Como es posible que estos dirigentes alimenten a estos atletas elites con un refresco y una empanadilla o una caja de pizza para el grupo de jugadores, mientras juegan cinco partidos en un día”.

Ruiz recomendó entablar conversaciones con la Federación de Baloncesto, el Departamento de Recreación y Deportes Estatal y ligas atléticas escolares, lo antes posible antes de que se siga denigrando a los jugadores.


"Muchos de los “coaches”, que hacen este tipo de aberración, crecieron de esta misma forma dentro del deporte: en el engaño, en la falta de ética, en posar para la foto y tratar de ser la estrella cuando este es un deporte colectivo".   

"La prioridad de todo esto es que se recapacite en el tema, porque me tiene sin cuidado quien se moleste conmigo; pero lo que está mal, está mal".