El conversatorio incluyó varios temas que han marcado la herencia e historia de Puerto Rico.


En un mundo lleno de incertidumbres, somos un pueblo especial, señalados por tener la mejor Raza del Planeta, sin hacer quedar mal a nuestra Mancha de Plátano, como la mejor marca existente.


Además de anclar en el paralelo perfecto, nuestro clima y suelos son la herramienta ideal para darle rienda al misticismo 'rriqueño.



Son varias las características de la herencia borincana; y la sangre africana debe correr por sus venas, para llamarlo de Pura Cepa, ya que sin ella, sus raices quedaran marchitas y desterradas.


Como parte de nuestra liturgia caribeña, la raza negra es quien nos dió el sabor, olor y color indescriptible, detallando en fuertes líricas, degustaciones exquisitas y vibrantes toques de belleza, altamente, reconocida como picante-caribeña.



El legado negro ponceño y puertorriqueño son históricos. Sus relatos, convertidos en cuentos y leyendas van más allá del entendimiento humano.  

El sentir de su gente es genuino en el deleite de su cultura e ingenioso en momentos de premura. 


Entre grandes pensadores, trabajadores de arduas jornadas y fiestas interminables, los negros de Puerto Rico han plasmado, seriamente, un medidor entre niveles de vivencias.

Son el sabor de nuestra tierra; son espíritu y alma, del día a día, que transforma nuestra Patria. Son los que tuvieron que vivir lo peor, para esperar lo mejor; son nuestra fortaleza, cuando el tiempo apremia. 



Recientemente, la Isla celebró el Día de la Abolición de la Esclavitud, la cual tocó el 22 de marzo de 1873 y el Barrio San Antón de Ponce no se hizo de la vista larga, programando senda actividad el pasado viernes con importantes invitados y buenos temas a discutir. 


Entre los que presentaron ponencias o detalles de la cultura y herencia Negra Africana en Ponce: Profesor Fernando Laspina (Masacre de Ponce); Profesor Félix Garmendia (Esclavitud y Negritud en las obras artísticas de artista plástico Wichie Torres); Profesora Dorothy Bell (Herencia Africana en Puerto Rico).


La orquesta puertorriqueña, Patria y Cultura, la cual es llamada: la Opera Puertorriqueña, estuvo a cargo de la parte musical, además del Negro Pacheco.